Gente con cianuro

sábado, 20 de abril de 2013

Barco, pájaro, pez, avión y flor. Capítulo 5.




Un nuevo anónimo. Un nuevo misterio oculto. ¿Qué pretendían decirnos con todo esto? Estábamos de pie enfrente de la puerta de la casa que teníamos gracias a nuestra beca, la beca que nos había abierto la posibilidad de abrir los ojos, aunque aún no los abríamos completamente. Algo o alguien no nos dejaba.
Ella sostenía entre sus delicadas manos el papel amarillento que tenia escritos los hermosos versos de Pablo Neruda. No teníamos ni la más mínima idea de que trataba todo aquello, ¿era el destino?
Examinamos detenidamente el papel y observamos como el papel era antiguo, tendría 30 o 40 años pero la caligrafía era joven y actual. Era raro.
En ese momento Hugo me mandó un Whatsapp reclamándome, ya eran las 12:17. Llegaba tarde a nuestro habitual partido de tenis.
-Carlota... Me tengo que ir. Ya sabes que siempre voy a jugar a tenis con Hugo pero... si quieres aviso a Hugo y le digo que hoy no quedamos y punto. -le dije eso suponiendo que ella tendría miedo de quedarse en casa sola. El miedo le había entrado por todos los poros de su cuerpo, sus pelos de gallina lo dejaban bastante claro. Aunque yo también los tenia erizados. Teníamos miedo.
-No pasa nada pero... creo que seria mejor si me quedo yo aquí... -me respondió dubitativa y con algo de tartamudez.
-¿Te quieres venir conmigo y nos ves jugar? -barajé esta  opción entre todas y resultó la más acertada.
-Vale, iré con vosotros. -una sonrisilla ponía en evidencia su tímida alegría.

Al salir de nuestro pequeño apartamento cerré con llave, bajamos las escaleras y ya estábamos en el portal. Giramos a la derecha y nos dirigimos hacía la Avenida de la Educación. Tenía ese nombre porque ahí estaban todos los centros educativos de la región, cualquier centro de esa zona era prestigioso y los Centros de Investigación y Desarrollo tenían a investigadores muy cualificados en su interior. Uno de los campus universitarios, el Ágora, estaba en la parte final de la avenida y las pistas de tenis estaban al lado. Las obras del futuro tranvía urbano nos acompañaron todo el camino e iban a unir el centro con toda esta parte de la ciudad, ojala terminaran pronto porque detestaba esos ruidos constantes.



Poco después de las doce y media , Carlota y yo, pasábamos por delante de las pistas de tenis. Estaban en la parte delantera del campus, donde se encontraba una gran zona deportiva abierta atestada de estudiantes practicando algún deporte aquel día de principios de primavera. Las pistas propiamente dichas se encontraban flanqueadas de arboles que en ese momento vivían su mejor momento. Ví a Hugo y le saludé efusivamente.

-¡Hola Hugo! -dijimos a la vez
-Hola Carlota -respondió él.
-¿Y a mi no me dices nada?
-A ti te veo todos los domingos y a ella en cambio no.
-Serás envidioso -dijo ella, a la vez que me daba un codazo.
-¿Empezamos a jugar ya? Seguro que hoy por fin te gano -dijo
-Claro que si pero creo que no ganarás -me reí.


Fuimos al puesto donde se alquilaban las pistas, presentamos el carnet joven para obtener el descuento., pagamos y nos dieron las llaves.
Entramos en la pista 9. Esa no era mi favorita porque le entraba el sol de cara pero ya era más tarde de lo normal y no podíamos decidir.
Mi primer saque fue algo flojo pero valió para ganar el primer punto. El resto del partido fue de total superioridad mía y estaba amenizado por canticos de Carlota en apoyo a Hugo.
-¡Hugo, Hugo, como él no hay ninguno! -cosas de ese tipo aunque esperaria a que no fuera verdad lo que decían sus palabras...

Al acabar el partido, entregamos las llaves de la pista. Estábamos cansados y sudorosos. Ella en cambio fresca como una rosa. Decidimos volver a casa de nuevo, sobre todo yo que quería relajarme y tomarme una ducha con agua fresca, bien fresca...
La avenida estaba repleta de estudiantes que en su mayoría acaban de levantarse después de una noche loca. Me fijé en dos chicas que hablaban de como su amiga se había liado con el ex de otra, a la que criticaban por dejar al chico que según ellas parecía buena persona y guapo. También comentaban en que ese primer tonteo no iba a llegar a nada más serio y que seguramente el chico la ilusionaría y la dejaría tirada por otra más atractiva a lo que la segunda chica respondía con un contundente "por supuesto".
Hugo tenia su piso en un edifico más cercano al Agora, la compartía con otro de nuestra misma clase que no nos caía muy bien, Toni se llamaba. Nos despedimos de él en el portal y nosotros seguimos avenida arriba.
De camino no nos fijamos en un pequeño detalle, bueno, mejor dicho, era un grandisimo detalle. Un monovolumen negro y reluciente con los cristales tintados, nos estaba siguiendo todo el trayecto y un hombre, invisible para toda la humanidad, sentado en el asiento del conductor nos observaba mientras hacía fotos con su cámara digital en los semáforos donde paraba a la vez que marcaba un número en su móvil.



Subimos la escalera y al llegar al pequeño rellano vimos como la puerta de nuestro piso estaba abierta.
-¿Te has dejado la puerta abierta? -me preguntó al borde de un ataque nervioso.
-No, yo la cerré con llave... No es posible. Te lo juro -no me podía creer que todo eso estuviera pasando.
Entramos en el interior de nuestra vivienda con muchisimo terror, no sabíamos lo que nos podíamos encontrar ahí dentro.
El salón estaba bien y tras un momento de recuento de nuestras pertenencias no faltaba nada. O eso era lo que vimos.
-¡Martín! ¡Ven aquí! -chilló desde el salón pronunciando mi nombre algo muy extraño en ella.
-¿Que es lo que pasa?
-¿Te acuerdas de que encima de este mueble es donde están mis figuritas de papiroflexia?
-Si, claro que si. Te encantan y siempre las llevas contigo, además eres muy maniática con su orden, siempre deben ir desde la primera que hiciste hasta la última... -en ese instante me dí cuenta en que el orden había cambiado y nadie, absolutamente nadie, descolocaría jamás eso, era algo sagrado según ella. -los han cambiado...
-Ya sabes que primero va el barco, después el pájaro azul, a continuación el pez, el avión y por último la flor del tulipán. Barco, pájaro, pez, avión y flor.
-El barco y el pájaro juntos van, a su lado el pez está.
Surcando los cielos hay un avión y más allá está la flor. -recité esa frase que me había hecho repetir Carlota más de un millón de veces y no exagero, el orden de esas figuras era de las pocas cosas que podía alterar su mundo.
-¡Mira esto! -dijo
-¡La caja que nos enviaron no está y tampoco el poema que nos habíamos encontrado esta mañana! ¿Para que nos iban a enviar algo y después entrar en nuestra casa y quitárnoslo? ¿Que quieren de nosotros? -decía todo eso pero no pudo responderme porque el pitido de su móvil le avisaba que tenía un nuevo mensaje. Un nuevo mensaje que despertaría en nosotros nuevas intrigas que harían tambalear nuestro universo que se había mantenido en tranquilidad hasta ahora.

Capítulos anteriores...
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4

Nuevos capítulos...
Capítulo 6




16 comentarios:

  1. Genial¡ Tienes mucho talento y escribes muy bien ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Tú también escribes muy bien.
      Saludos!!!

      Eliminar
  2. Con ganas de leer el siguiente capítulo, me has dejado intrigada. Muy bien escrito. Saludoss :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El siguiente capítulo estará en muy poquito,muchas gracias!!! También estoy empezando otra historia (está en el blog) la primera entrada es Días soleados.
      Saludos con cianuro ;)

      Eliminar
  3. ¡Oh rayos! Es demasiado intrigante. que me hace querer ya el siguiente, eres muy bueno en lo que haces. ten un lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado intrigante? Siempre se puede ser más intrigante!!! ;)
      Igualmente, saludos Ana.

      Eliminar
    2. Espero y lo tome en cuenta en su novela y lo haga cada vez más intrigante. Saludos.

      Eliminar
    3. Seguro que lo haré así, besos!!!

      Eliminar
  4. Está muy bien. ¡Sigue así! Cada vez la historia se pone más interesante.

    ResponderEliminar
  5. OMG O.O Me has dejado super intrigada, en este y en los anteriores capitulos! Esta novela es muy buena, me encanta! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegras mucho y espero verte por aquí más veces.
      Abrazos con cianuro.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Hola Cristina, gracias por comentar y espero que te sigan pareciendo interesantes los próximos capítulos.
      Saludos :)

      Eliminar
  7. Una pasada de historia. Sigue así, me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho y ojala te vea por aquí más veces!!!
      Abrazos Aide :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Crítica de An Education

Roja como la sangre.

An education

Relato erótico.

Translate